Tener perro es una decisión que hay que meditar mucho. Es algo que nos va a cambiar la vida y no solo es bueno contemplar las cosas positivas que ahora vamos a destacar sino que es una responsabilidad más, un nuevo miembro de la familia que también traerá tristezas, momentos más duros y cosas negativas con las que tendremos que lidiar. Pero, en este post, vamos a hablar de los beneficios que nos aportan.

Nos ayudan a mantenernos activos y hacer ejercicio. Un perro necesita hacer sus necesidades en la calle, le gusta jugar, caminar y pasar tiempo olfateando. Es una buena rutina para introducir en nuestra vida ya que mantenernos en buena condición física aumenta la esperanza de vida y aporta beneficios a la salud.

Tenemos más vida social. Cuando sacamos a pasear a nuestros perros o vamos a parques habilitados para ellos, hacemos deporte juntos, etc, nos encontramos con personas que están exactamente en la misma situación. Les gusta estar al aire libre y disfrutar de su perro. Es una forma de hablar con gente, abrirte y ampliar tu círculo social con personas que comparten tus gustos e intereses.

Son una terapia emocional increíble. Ayudan a reducir la depresión y el estrés. Acariciar a tu perro, jugar con él o simplemente estar a su lado y observarle hace que se reduzca la hormona relacionada con el estrés: el cortisol. El acto de mirar a tu perro aumenta la cantidad de oxitocina, la sustancia química que hace que tu cerebro se sienta bien.

Aumentan nuestra sensación de seguridad. Los perros suelen ser protectores y harían cualquier cosa por su dueño. Sentirse protegido y seguro hace, al mismo tiempo, que te sientas calmado.

Nos hacen ser responsables. Tener un perro, como hemos dicho al comienzo del post, es una responsabilidad muy grande. Es un miembro más de la familia, un ser vivo con necesidades que tenemos que satisfacer.

Nos hacen más inmunes. Se han hecho varios estudios que demostrarían que criarse con perros en casa o vivir mucho tiempo con ellos, nos hacen tolerar mejor las infecciones. Los perros están cubiertos de gérmenes y, al estar más expuestos a ellos, suele ocurrir que las personas con perros no enferman con tanta frecuencia.

Sin duda, un perro te cambia la vida.

Vacío
Ver comentarios

0 comentarios

0 comentarios

¡Invita a tus amigos a probar Doxel!

X
Inicia sesión para obtener tu enlace de amigo
Inicia sesión